Tejado realizado con tablones de madera en unas cabañas de pastoreo. Parque Natural de Redes. Reserva de la Biosfera. Principado de Asturias

¿Qué podemos hacer con este tronco torcido de haya? La solución la encontraremos más abajo...

[Fotografías tomadas en el entorno del Parque Natural de Redes, Reserva de la Biosfera, Caso y Sobrescobio, Principado de Asturias. Enero 2010. FATografia][Ojo, se debe pedir permiso para hacer las rutas]

Atendiendo a la psicología jurídica del espacio en el que vivimos, a parte de los cuatro tipos de legislaciones correspondientes a las diferentes culturas [mi casa (o país); la casa (o el país) de los otros; los lugares públicos; y el espacio ilimitado] ha aparecido recientemente un quinto tipo de espacio en los países sensibilizados con el movimiento ecológico que ven en la Naturaleza un valor esencial: los Parques Naturales, en los cuales el comportamiento y los actos de los seres están estrictamente limitados.

Tener la gran fortuna de recorrer uno de ellos por unas horas junto con dos biólogos experimentados, S. y N., es una gozada. Ofrecen su sapienza al aficionado con tal generosidad que se agradece. Te explican el valor que tiene cada elemento visible, desde una minúscula flor hasta la montaña más imponente, pasando por arbustos, árboles, senderos, pájaros, etc. Te ayudan a crear una mapa mental del territorio muy distinto al que puedes leer sobre un mapa; a diferenciar los excrementos de los animales salvajes, y un largo etcétera. Se llega a comprender la gran riqueza botánica, biológica y etnográfica que estos parajes poseen y tras el suave contacto con la atmósfera de los mismos, uno comprende el porqué se hace tan necesario respetarlos y protegerlos.

Braña. Allí donde la pendiente es menor del 15% se produce el asentamiento, en este caso temporal, con cabañas vinculadas al pastoreo

Siempre me he sentido muy cómodo en este tipo de espacios abiertos, allí donde ningún ruido procedente de un tubo de escape interrumpe el canto del ave, los susurros de las hojas en las copas de los árboles por el efecto del viento o el crack-crack al pisar las hojas secas. Pero nunca había llevado conmigo tantas magníficas ideas que quizás condicionen mi manera de entender la arquitectura. Desde lo más general como es el modo de asentarse la comunidad, hasta la manera más específica como el modo de construir limitado a los materiales disponibles en tales altitudes y latitudes.

Al discurrir por los senderos que atraviesan los hayedos podemos encontrar numerosos troncos torcidos que nacen allí donde la semilla cae azarosamente y que posteriormente condiciona su desarrollo vertical en busca de la luz. Quizás ninguna mente urbana podría encontrar un uso tan ajustado de ese tronco como lo hace el constructor popular. Ahora comprendo porqué Alejandro le daba la vuelta a las cosas y trataba siempre de ir más allá de lo comúnmente establecido. Puede que al buscar en lo cotidiano más puro haya encontrado las claves para elaborar un discurso más intelectual generando una práctica funcionalista y consistente.

Emplazamiento cabañas. Hay dos tipos de disposición: aquellas de dos pisos que se colocan según la máxima pendiente y las de un solo espacio que lo hacen de manera perpendicular

Atendiendo a la morfología de este tipo de asentamientos yo no tendría nada nuevo que aportar aparte de lo que ya aparece en los libros. Son sencillamente cabañas de pastoreo que forman una especie de braña, un lugar húmedo con terrenos no muy inclinados con buenos pastos para el ganado. Sin embargo, me ha interesado muchísimo la manera en la que esos refugios se implantan en el territorio. Centrándome en la forma y extrayendo los denominadores comunes de su disposición, podría resumir que existen dos tipos:

– Tipo 1: aquellas cabañas que tienen un forjado intermedio, donde el piso superior corresponde con la tenada (lugar ventilado donde se almacena el heno, la hierba seca) y que por lo general presentan una forma nítida y compacta, con gruesos muros de piedra donde los hastiales adquieren mucha importancia. Se disponen según la línea de máxima pendiente del terreno, con un hastial a contra terreno para facilitar el acceso a la tenada por medio de una pequeño hueco que se abre en él y que se eleva ligeramente del terreno para evitar la entrada del agua de escorrentía y evitar que el forjado de madera se humedezca pudiendo tener consecuencias fatales, es decir, la podredumbre. La puerta de acceso a la cuadra se dispone, lógicamente, sobre uno de los muros paralelos a la cumbrera. Pero inteligentemente, esas puertas no suelen ser estancas. Son de una única hoja (compuesta por varias tablas), pero ésta no bate contra el marco o dintel, sino que existe una apertura lo suficientemente alta para permitir la ventilación, pero lo suficientemente baja como para evitar la entrada del agua de lluvia empujado por el viento ya que está protegida por el corto alero de la cubierta.

Cabaña tipo 1 con tenada cubierta por "tejas" formadas por tablones de madera sobre muros pétreos y puerta que permite la ventilación sin que entre agua

– Tipo 2: aquellas viviendas de una sola planta, alargadas y con portal o zaguán. Se disponen perpendicularmente a la línea de máxima pendiente del terreno. A diferencia del tipo 1, esta cabaña tiene tres muros perimetrales, ya que un hastial se desplaza hacia adentro para generar el portal, que se cierra con una portilla de madera (aunque en alguna foto ya no se conserve). La crujía de este tipo de cabañas viene determinada, a mi juicio, por dos magnitudes: a) por la abertura máxima del tronco torcido en forma de V invertida que configura los pares, y b) por la longitud máxima de los tablones que cubren cada faldón.

Cabaña tipo 2, también con cubierta de madera

Alguien podría pensar que en este último tipo de cabaña no tiene sentido hacer un muro longitudinal a contra terreno puesto que favorece la existencia de más humedad en el interior, pero hay que darse cuenta que estas cabañas están pensadas para ser usadas durante las épocas estivales, de tal modo que el terreno se convierte en un aliado y no en un enemigo. Provoca una temperatura más constante y fresca (pensemos en lo que hace una gallina durante el verano), hace que el muro sea más estable, y facilita el acceso a la cubierta para una posible reparación (pensemos en aquel texto de Adolf Loos que hablaba sobre las reglas de cómo construir en las montañas).

Cabaña tipo 2, con ante portal. Ya comprendemos mejor a qué se debe su crujía

Cualquiera ajeno a esta disposición de materiales quedará prendado por la sencillez de su construcción y por el esfuerzo desarrollado al resolver todo con sólo dos materiales: piedra y madera. Sólo con aquello que tienen a mano. Es muy contextual, y por tanto, económico y de bajo impacto ecológico.

Ya tenemos la respuesta a la pregunta de la primera fotografía. Si cortamos aquel tronco torcido y le damos la vuelta obtenemos una cercha que no transmite empujes horizontales

Hay arquitectos que postulan que esto no es arquitectura. A mi, ya me gustaría que mis obras tuviesen tanta coherencia entre la forma, el material, el modo de construir y el modo de vivir.

Sistema constructivo de cubierta totalmente resuelto en madera

La ordenación de los elementos es muy lógica. Toda la cubierta está resuelta con madera. Los tablones se apoyan sobre las correas (pontones), éstas, ayudadas por cuñas, se disponen sobre los pares de la “cercha”. A su vez ésta apoya sobre los muros de piedra sin necesidad de contrafuertes ya que al ser de una sola pieza y trabajar muy bien a tracción, no transmite empujes horizontales. Para resolver la cumbrera, se coloca medio tronco ahuecado a modo de gran teja cobija que evita la entrada de agua por las juntas horizontales entre los tablones. La junta vertical entre tablón y tablón se resuelve por solape, clavando una tabla estrecha por encima.

Gavitu

Es interesante fijarse en cómo aparecen elementos de cuelgue para utensilios (gabitos en asturiano) en el portal: desde la güadaña con el gaxapu, hasta recipientes para contener alimentos tales como una lechera o un costal con trigo y evitar así el fácil acceso a los roedores.

Cabaña a contra terreno: fácil acceso a la tenada

Llega a un punto donde este tipo de construcciones parecen haber robado el alma de quien las ha habitado. Todo se dispone bajo su beneplácito. Todo responde a unas dimensiones, tanto del ser humano como de sus animales, ya que el ganado vacuno con sus medidas, condiciona el ancho de la cuadra, y que a mayores, se juntan con las leyes impuestas por la naturaleza, es decir, según las escuadrías de la materia disponible (las dimensiones máximas de los troncos que condicionan una determinada crujía; o los mampuestos fáciles de transportar y de apilar).

En el fondo, todo y todos somos Naturaleza, Energía o como quiera que lo llamemos, y de ahí quizás, proviene la coherencia. Alcanzar este preciso nivel que responde a múltiples relaciones generadas a partir de una estricta necesidad es lo que echo de menos en gran parte de la arquitectura contemporánea.

Flecha diferida por efecto de la nieve

Aún es más, estos materiales testimonian la atmósfera del lugar. Aunque vayamos de intrusos ignorantes en pleno verano, comprenderemos que allí los inviernos son duros. Sabremos que allí la temperatura desciende por debajo de cero grados centígrados y que el paisaje se torna blanco durante una largos periodos de tiempo. Todo eso está escrito en las hojas dobladas y retorcidas del libro abierto titulado tejado, hechas en este caso de madera. Su caligrafía se traduce en flecha diferida, la cual se origina por el peso continuado de la nieve durante unos meses . Nadie construye con metáforas, pero creo que cuando una construcción realizada por la mano del hombre consigue generar una metáfora tras cumplir con creces todo lo que se le debe exigir, esto es el máximo.

Pátina formada por crecimientos vegetales de distintos tipos

Esta madera no sólo cuenta una batalla de la lucha contra los agentes metereológicos, sino que narra la guerra en su totalidad. Me refiero a que los líquenes y musgos representan la pureza del aire (y eso no se consigue en poco tiempo).

Ventana/puerta de madera. El efecto del paso del tiempo sobre la madera y la piedra hace que parezcan el mismo material

Hablemos de la pátina. Estoy casi seguro que si Ignacio Paricio hubiese pasado por aquí, incluiría alguna de estas cabañas sin autor a la misma altura que otras obras emblemáticas de la arquitectura mundial. El tiempo juega un papel fundamental transformando la imagen del edificio y que Paricio explica muy bien en el interesante libro “Pátina o suciedad”. Y es probable que el autor desconocido dejase en evidencia a muchos proyectistas afamados. Si hiciésemos un zoom muy cercano a una piedra y a un trozo de madera como por ejemplo, el dintel, tendríamos serias dificultades en averiguar cual es cual.

Sencillez y eficacia constructiva y funcional

Los elementos se disponen sin complejo alguno, no existe ocultación. Si precisamos de un elemento de cierre como es la tarabica, pues lo colocamos sin más rodeos.  Del mismo modo, si necesitamos una sitio donde apoyar lo que llevamos entre nuestras manos para poder abrir la puerta, pues colocamos una piedra plana sin preocuparnos en su estética.

Tarabica, quicial, quicio, batiente

Incluso las ideas más básicas no llegan a contaminarse. Si la puerta tiene que girar sobre un eje imaginario, éste se materializa tal cual. Es lo que conocemos por quicio y quicial (hembra y macho).

Acceso por la parte inferior con frontón de madera

Incluso el trabajo más basto de la madera persigue la lógica y la sencillez, siempre muy recomendables.

Lógica estructural: viga y pilar contínuos.

La continuidad de los distintos elementos favorece la estabilidad, por ello, el pilar y la viga se encajan a media madera.

El abandono y la resistencia de los materiales en la ruina nos revelan un modo de vida

La ruina tiene la ventaja de ver lo esencial. En la imagen superior percibimos al completo el sistema que configura el hogar y la parte que cubre el portal. Viga carrera, cumbrera, viga a contraflecha, pendolón (aunque no forme una cercha como estrictamente la conocemos), muro hastial, etc.

Alacena empotrada en el hastial y cargadero con espigos

Y en su interior descubrimos una alacena empotrada en el muro realizada completamente en madera y protegida exteriormente con un saco de plástico por posibles filtraciones de agua. Sobre esta se dispone un tablón que cumple una doble función. Por un lado, es dintel de la puerta y de la alacena, y por el otro, sirve de fijación de unos barrotes cilíndricos de madera, o mejor dicho, de unos espigos de madera ligeramente inclinados hacia arriba que sirven, en este caso, para colgar cualquier prenda de ropa o similar. Para introducirlos en el tablón, antes de la llegada de las taladradoras eléctricas, habitualmente se usaba un berbiquí o taladro de mano.

Nuevos materiales: la invasión de la cerámica

Paradójicamente, no siempre el constructor popular atiende a la lógica de la construcción, sino que antepone la economía dentro de sus prioridades. Por ello, la invasión de la teja cerámica está transformando la imagen del entorno, hasta tal punto que uno se puede encontrar con cabañas que tienen dos materiales en un mismo tejado, un material para cada faldón. Descubrimos la ilógica constructiva para este lugar. Al estar expuesto a fuertes vientos, las tejas de pequeñas dimensiones en comparación con los grandes tablones de madera, se levantan ante el empuje del aire en movimiento, y por tanto, se necesita apoyar piedras sobre ellas, pero no siempre esto resulta eficaz, sobre todo en los laterales de cada faldón. Además, resulta más complicado realizar los vuelos, de decir, los aleros, los cuales protegen los muros o la puerta con la abertura superior de la que hablábamos anteriormente.

Lo fundamental es crear un refugio, crear un espacio, un cobijo.

Lo más interesante para mi es esa idea de refugio que está asociada a un instinto primigenio de protección que todo ser humano lleva en su interior por puras razones biológicas. Esta idea es la fundamental, la que condiciona todo el resto. La construcción y la admiración que despiertan sus materiales es una consecuencia. Por ello, en la foto superior trato de explicitar esa idea fundamental a través una imagen.

Emplazamiento equivocado sobre una collada

Pero caminando hacia lugares más altos, nos econtramos con cabañas emplazadas en un lugar menos apropiado. En la imagen superior, la cabaña se dispone en la loma de una collada, de un lugar de paso. Geométricamente hablando, se dispone allí donde el valor de las curvaturas principales de una silla de montar coinciden. Los restos del precedente manto de nieve evidencian la procedencia del viento, el cual provoca el esparcimiento de piedras y tablas que vemos en primer plano.

¿Cuál de los dos tipos de cubriciones se integran mejor con el paisaje?

Sin embargo, al asomarnos por encima de la montaña para contemplar el valle con el pueblo de Tarna al fondo, descubrimos otro grupo de cabañas que evidencian algunos contrastes entre sí. Vemos muy claramente la función de las lajas de piedra en un extremo que comentaba anteriormente. Por ese lateral soplan los fuertes vientos. Me planteo de nuevo la integración con el paisaje. Creo que mi preferencia está clara.

Braña L'Ablanosa, allí donde llega el todoterreno encontraremos nuevos materiales

Seguimos el camino. Volvemos a encontrar otra braña, pero a diferencia de la anterior, el acceso del todoterreno es viable. Nos econtraremos con nuevas sorpresas.

Materiales más modernos: cinta neumática como elemento de cubrición

Antes citaba la economía. Creo que aquí queda suficientemente demostrado su importancia. El constructor popular se ha aliado con un material sintético que presenta alguna ventaja respecto a la madera y a la cerámica: el caucho. Son las  fibras de poliéster/nylon de una cinta transportadora. Procedentes de un recambio, estas bandas continuas aseguran la estanqueidad de la cubierta gracias a la propia continuidad en una dirección y al solape en la otra. Allí por donde sopla el viento se superpone una banda estrecha doblada en forma de L invertida que evita la entrada de agua por babeo. Además, si nos fijamos bien, la prolongación de la cubrición en un faldón alcanza la bañera para que recoger el agua de lluvia, transformando una vieja bañera en un pequeño aljibe exterior o gran bebedero para el ganado.

Cierres realizados completamente con madera

Otros elementos característicos de este entorno son los cierres de las fincas que delimitan las propiedades. Debido a la vinculación del terreno con un uso ganadero y a la abundancia de madera en su entorno, estos límites se ejecutan completamente en madera. Habitualmente se plantan árboles (fresnos principalmente) en los lindes de la parcela de modo que sus troncos actúen de poste donde clavar los travesaños horizontales.

Como conclusión, a pesar de lo que podría parecer que debería defender, no pretendo ir en contra del insensible constructor popular que usa materiales más baratos y menos apropiados estéticamente o funcionalmente (ya que la tenada ventila peor que a teja vana), sino que me gustaría preguntarle ¿qué le gustaría dejar como verdadero valor construido a sus hijos y nietos? Una vida construida y un modo de sentir ¿verdad? Pues entonces, déjeselo “escrito” allí donde pueda contar más cosas y allí donde otros lo puedan leer claramente, es decir, en la madera.

Anuncios

~ por tifosoarchitecture en marzo 8, 2010.

2 comentarios to “Tejado realizado con tablones de madera en unas cabañas de pastoreo. Parque Natural de Redes. Reserva de la Biosfera. Principado de Asturias”

  1. me encanta la minuciosidad con la que describes todo, cada detalle, cada elemento que para mi, crea una gran arquietctura.
    porque, se puede hacer algo que sea mas arquitectura que estas construcciones populares? lo tienen todo, la economia, si ! pero sobretodo la reflexion,, la larga reflexion previa a la ejecucion. aqui no hay lugar para el error.

  2. me es inmensamente interesante laforma de construir , ocupando todos los recursos naturales que tienes en su entorno, creo que es un gran desafio para quienes sin tener conocimientos de los intrumentos para nivelar y aplomar puedan hacer estas pequeñas obras de arquitectutas. Yo trato de hacer un medio punto de piedar en la entrada de mi casa y se me hace difil por momentos y teniedo los conocimietos y un poco de tecnologia

Los comentarios están cerrados.

 
A %d blogueros les gusta esto: