Sacralización del territorio ayer y hoy. Incertidumbre y muerte en el espacio público

HOY Sacralización del territorio. Muerte en el espacio público: los ramos de flores

Ramo de flores sobre una señal que indica un límite, un fin. A Coruña. Septiembre 2009. FATografia.

La racionalidad de los vehículos a motor ha supuesto un trazado de vías rectilíneas para reducir el binomio espacio-tiempo. Ello provoca una desvinculación cada vez más patente con la topografía existente, llegando a crear en ciertos lugares una nueva cota por la que fluyen mercancías, personas, información, etc. Ligados a esos trazados van apareciendo nuevos elementos que conviven de manera interdependiente, formando una simbiosis. Es la adaptación del hombre al territorio.

Si vivimos en una sociedad de flujos, debemos hacer que esas infraestructuras sean las directrices del territorio.

Todo se ha logrado gracias a la técnica desarrollada por el hombre. Pero muchas veces, con tanta tecnología y artificio, olvidamos a las personas.

Algunos símbolos nos refrescan la memoria. Un ramo de flores sobre una señal que indica un fin, nos recuerta un momento trágico. No se puede frivolizar, pero que las flores y el tiesto (trozo de botella) sean de plástico, indica algo del momento actual. El plástico hoy en día es eternidad.

AYER Sacralización del territorio: los "cruceiros"

Ayer, cuando la incertidumbre se apoderaba el hombre agricultor, el territorio se llenaba de símbolos universales como la cruz. Los “cruceiros” en los cruces de caminos o sobre los hórreos buscaban ese más allá. Los que permanecen hasta nuestros días están hechos de piedra, material que se asocia con la eternidad, y que nos recuerdan humanidad.

Anuncios

~ por tifosoarchitecture en enero 31, 2010.

 
A %d blogueros les gusta esto: