El Biche Arena, la bolera de cuatreada más grande del mundo. Pola de Siero, Siero, Principado de Asturias. 2009

Vista desde el ensanche de Pola de Siero

Vista desde el ensanche de Pola de Siero

Se trata de la bolera de cuatreada más grande del mundo (ya que el estilo “cuatreada” es común en pocas regiones del mundo). Antes de inaugurarse, ya la han bautizado como el Biche Arena y está situada en el parque de La Ferlera, en Pola de Siero, capital del concejo de Siero, en el centro oriente del Principado de Asturias.

Se implanta al lado de lo que será el futuro Centro Polivalente de Recursos (CPR) que albergará una residencia de ancianos, un centro de día y el hogar del pensionista; de un colegio; de un instituto y a escasos metros del tejido residencial. Existe un gesto que nos dice que no se trata de un artefacto caído del cielo, sino que el arquitecto pensó en el entorno. Se trata del recorte de la cubierta en ambos extremos.

Vista desde la posición del jugador

Vista desde la posición del jugador

La fuerza del proyecto radica en su cubierta. La idea principal es cubrir un espacio de juego sin cerrarlo herméticamente para no perder una de las principales características del juego asturiano. La empresa Wonder (de Zaragoza) ha sido la encargada de llevarlo a cabo. Es una cubierta a base de módulos de doble curvatura de pocos milímetros de espesor que se atornillan unos a otros formando una cubierta auto portante, siendo estructura y cerramiento al mismo tiempo. El montaje comienza por ambas bases (a partir de dos vigas carreras de acero laminado) y se termina en la cresta. Se disponen varios lucernarios de un módulo de ancho para permitir la entrada de luz natural, así como respiraderos para evacuar el calor. También se colocan unas barras exteriores de onda a onda que arriostran la cubrición frente al viento.

Vista exterior con el gesto

Vista exterior con el gesto

Toda ella está soportada por pilares curvos de acero laminado (por el lateral donde el terreno es más bajo) anclados a zapatas aisladas (y atadas) donde cada una casi alcanza los seis metros cúbicos de hormigón. Por la parte superior, un muro de hormigón contiene el terreno y soporta la cubierta. Al interior, éste manifiesta el cuidado y el cariño que tanto el arquitecto como la mano de obra pusieron en el despiece del encofrado y en su textura resultante. Es un muro liso pautado por módulos de chapa de acero lisa como encofrado.

La austeridad que proporciona el hormigón grisáceo contrasta con el éxtasis de color de los asientos. ¡Hasta siete colores diferentes! Es el gesto que está de moda. Ya no son los colores de la ropa de los espectadores los que dan esa alegría, sino que el espectador se camufla en la grada como un asiento más. La gran ventaja es que provoca una sensación de plenitud al jugador, como si la grada estuviese repleta. Es la misma estrategia adoptada en otros proyectos por Rem Koolhaas, Eduardo Arroyo o Jovino Martínez Sierra (por citar alguno de la región). La primera fila está demasiado cercana a la valla, al desechar el anclaje del asiento en horizontal.

Queda pendiente el diseño del palco y de un pequeño bar que estará cubierto por plexiglás sobre una estructura de acero exenta al resto. Los aseos, almacenes y vestuarios son ordinarios. Todo el conjunto está habilitado para discapacitados, un gran acierto pensando en el centro de la tercera edad que está al lado, obra del mismo arquitecto.

Vista del canalón con sus alabeos

Vista del canalón con sus alabeos

Existen también pequeños desaciertos. El canalón elegido está ínfimamente proporcionado respecto a la cubierta (a mi modo de ver, no por motivos de evacuación del agua, sino por su imagen estética resultante). Debería ser más potente y quizás ocultar con una línea horizontal (esquemáticamente hablando) los extremos de cada onda. Los inevitables errores de ejecución evidencian los alabeos de un canalón que quiere ser recto pero que en realidad no lo es.

Detalle de estructura y canalón

Detalle de estructura y canalón

Las bajantes rectas de pluviales de acero galvanizado tampoco son afortunadas. Cada una se aproxima al pilar curvo tratando de pasar desapercibidas pero en realidad adquieren demasiada presencia, enfatizada por los quiebros en los extremos. Son codos que también aparecen por debajo de la losa de hormigón, en este caso de PVC.

Detalle bajante-pilar

Detalle bajante-pilar

Las condensaciones jugarán una mala pasada durante las mañanas al despertar el sol. Al estar más caliente en el interior que en el exterior, el vapor de agua se condensa en la parte interior, pasando a gotear debido a las pequeñas ondulaciones que tiene la chapa, las cuales evitan que el agua arroye por la cara inferior hasta su base.

Vista de la estructura con las bajantes

Vista de la estructura con las bajantes

Y como en la mayoría de los proyectos que se hacen a principios del siglo XXI, carece de flexibilidad, tanto diaria como a lo largo del tiempo. Es cierto que nadie niega que se puedan celebrar otros actos lúdico-festivos, pero al menos, no está previsto desde el inicio del proyecto. Ningún elemento se transforma, sólo las personas se adaptan a lo existente. Será un reto para todos invertir en el futuro esta ley tan dominante.

Vista interior

Vista interior

Veremos también si el proyectista pensó en la publicidad, inevitable por otra parte, y que no suceda la patética pero comprensible disposición de anuncios en el nuevo estadio de fútbol de la misma localidad. Y esperemos que la comunidad más joven comprenda la calidad del equipamiento sin llenarlo de grafitis y respete todo el mobiliario. Y si hacen grafitis, que sean de calidad y no firmas absurdas de principiante.

Felicitar por último al arquitecto Víctor Vigil Gato por esta magnífica obra en líneas generales, así como a todo el equipo ejecutivo (en especial a Jose Luis) y desear que la gente dispute por echar una partida de bolos en el Biche Arena (que ya era hora que se potenciasen estos juegos populares como se hacen en otras regiones de España a través de la arquitectura).

Anuncios

~ por tifosoarchitecture en octubre 13, 2009.

6 comentarios to “El Biche Arena, la bolera de cuatreada más grande del mundo. Pola de Siero, Siero, Principado de Asturias. 2009”

  1. Buenas noches, soy el arquitecto de la bolera y me gustaría expresar mi “visión” sobre los comentarios vertidos.

    – Agradezco la crítica pues enriquece a la profesión para lo bueno y lo malo.

    – El proyecto original pertenece a D. Víctor García Oviedo pero presentaba a mi modo de ver errores y una viabilidad técnica no realizable.

    – Soy el director facultativo de la obra y el redactor del proyecto modificado del complejo, en poco se parece la bolera actual a la original, salvo eso sí la cubierta tipo “wonder” pero ahora se ha prolongado un pórtico a cada lado para asegurar que no entre agua en el recinto. El interior ha variado completamente y se ha proyectado “asentándose” al desnivel del terreno, lo que ha permitido dos accesos públicos en el nivel superior y otro en el inferior.

    – El canalón pertenece a wonder también y hasta la fecha es su solución constructiva y discrepo que haya que ocultar la onda (si es cierto que la ejecución es mejorable).

    – La condensación sólo se produce con niebla. Al estar abierta permite la circulación del aire (para eso están las toveras superiores) el interior y el exterior estén casi a la misma temperatura. Si estuviese cerrada completamente el problema existiría.

    – En un principio las bajantes de los pilares eran verticales y competían con el pilar, como ud se habrá fijado, la solución actual permite la continuidad de la curvatura de la cubierta y de los pilares hasta el terreno desde una vista lateral y quedan pues ocultadas estas bajantes que en su encuentro con las arquetas ya no se ven pues están cubiertas de grava blanca.

    – El tema de publicidad se ha pensado desde un principio y como verá la chapa microperforada que suplementa los muros de hormigón en sus “frontones” están para sujetar las mismas.

    – Discrepo también en que el recinto no es “flexible”, la megafonía y su potencia, así como la iluminación no es sólo para bolos, y el perímetro superior del graderío permite exposiciones, desfiles, el foso bailes, conciertos, cenas y cualquier otro evento.

    Discrepo también en algún otro comentario pero no me extenderé más…, sólo diré que expresiones como “ordinario” o “desafortunado” me parecen un poco osadas por parte de un estudiante de arquitectura y que todavía no ha salido al ruedo.

    Nada más, reciba un cordial saludo y siga realizando críticas, pero recuerde que como dijo D. Miguel de Unamuno

    “Soberbia y refinada mediocridad es abstenerse de obrar por no exponerse a la crítica.”

    P.D. ¿hasta que punto es ético entrar en una obra, hacer fotos y publicarlas sin la autorización y consentimiento del arquitecto?

    P.D. Tiene mi consentimiento para publicar estas fotografías, pero la próxima vez por favor hable con el arquitecto y expongale sus críticas y debata con él porque hay muchas palabras vertidas con completo desconocimiento.

  2. Víctor, sólo las cumbres nevadas más altas brillan con el sol.

    No tendría sentido comentar una obra si careciese de interés. Es un ejemplo muy didáctico, aún más si cabe al vivir en una sociedad que camina sin rumbo, donde apenas existen verdaderas escuelas de arquitectura. Todos los cambios sociales relacionados con el medio ambiente influyen en la arquitectura, la libertad de expresión en los nuevos medios de comunicación, la revolución informacional gracias a internet, etc. son afortunada o desgraciadamente presentes ya que es nuestro modo de vida.

    El plan de Bolonia, la crisis de los colegios de arquitectos, las revistas “paperless” online nos hacen replantaer cada mañana lo que creíamos como un dogma.

    Se habla demasiado de arquitectura, lo sé, y cada vez menos de las cosas realmente importantes, pero percibo una falta de educación arquitectónica de la sociedad española. Me refiero a la gente ajena a nuestra profesión. ¿Cuántas personas compran una revista o leen un libro de arquitectura? O centrándonos en Asturias, ¿cómo puedo llegar a conocer los magníficos arquitectos que tenemos en nuestra región? ¿Sólo aquellos que se presentan a los premios de Asturias de Arquitectura o a los premios ARQAno o los que tienen página web? ¿Dónde están las nuevas ediciones de la revista-libro del COAA? ¿Tengo que esperar a que pasen diez años para saber lo que se está construyendo en el Principado? Por ahora sólo me queda coger el coche e ir llamando a la puerta…

  3. Buenas, si permitis una opinión de un humilde usuario y no de un profesional seguir leyendo, sino… mejor perder el tiempo en otra cosa.

    Con la estética no me meto, pues no soy profesional y sobre gustos no hay nada escrito, pero…..

    El día de la inauguración pasamos más frío que un tonto en bikini en el polo, tener en cuenta además que va mucha gente mayor a este tipo de eventos y suelen ser más frioleros. Las puertas de entrada/salida todas abiertas, y los fondos con esas “vistas a ninguna parte” producían unas corrientes de aire que aún no salieron del cuerpo de muchos.

    La megafonía, o la acústica o no se que, patética, no se entendía nada por los ecos que producía.

    La barandilla que la rodea alrededor, ¿alguno se sentó en la butacas de las primeras filas? no se ve nada, acabas con el cuello hecho polvo, solo sirven para dificultar la visión, habría que buscar una solución.

    Espero que lo entendais como una crítica constructiva desde un punto de vista de un usuario, y sino…. el que se pica….

  4. Por casualidad paso por esta pag web y me encuentro con lo anteriormente leido. Pemitirme deciros (aunque os pese) que en este país y hablo con conocimiento de causa, las instalaciones deportivas están realizadas de espaldas al usuario. Los arquitectos “vacas sagradas” no se les puede criticar su obra, sirva de ejemplo lo leido en los priemros comentarios. He estado en cientos de instalaciones deportivas y pcas o muy pocas son vaedoras de un elogio. Mucha estetica y originaliad pero al final poca operatividad. Cundo en los colegios de arquitectura enseñen a realizar obras para que la gente las disfrute en el uso y no en la observación y a eso les añadan un poco de humildad a sus titulados, podremos empezar a hablar de infraestructuras acordes con las necesidades y dineros bien invertidos y que no solo sirvan para engordar las cuentas bancarias de los mercenarios de de las infraestrcturas.
    Un saludo

  5. Hola
    Si bien considero que la critica tiene su lado constructivo, no comprendo como el propio arquitecto se refiere a ella en la forma en la que lo hace, ya que de algún modo se le está haciendo publicidad de una obra que de otra forma no tendría una gran repercusión si no fuera por tratarse de la bolera de cuatreada más grande del mundo. Creo que en parte le haces un favor al arquitecto y a la obra por hablar de él y de un proyecto que modifica el original. A pocas palabras, buenos entendedores…
    Alguien en un comentario anterior habló de los arquitectos como vacas sagradas. Dicen que la humildad reviste al hombre que conoce lo que hace. Las vacas sean sagradas o no, adelgazan en un mundo en el que la cultura habla de todo menos de cultura. Si consideramos así a los arquitectos tenemos que comprender que la sacralización de estos es algo tan pasado de moda como los asientos de colores que intentan hacer ver que los locales se llenan cuando en realidad están tan vacíos como los criterios de los propios usuarios. La verdadera arquitectura es la que sin estar de moda, no pasa de moda y se convierte antes o después en un clásico, en un nuevo paradigma y en una sencilla idea materializada para el uso y disfrute de sus usuarios que sin embargo la viven viéndola pasar como desapercibida. Otra cosa es la publicidad y lo que nos venden. Víctor Hugo aconseja plantar una pequeña semilla y seguir su crecimiento para poder comprender las vidas que significa el crecimiento de un árbol. Con la arquitectura deberíamos de hacer lo mismo para comprender que los árboles deben de proteger la parte critica de las otras semillas que crecen a su alrededor tapizando sin embargo el contorno de sus raíces. Críticos y criticados son necesarios para comprender todo el espectro de luz que subyace en las reflexiones sobre arquitectura y más aún cuando dichas criticas son las realizadas por una persona joven, formada y con criterio.
    Pongámosle colores, matices y tonalidades a los contenidos y dejemos que la arquitectura hable por si misma de las preocupaciones del ser humano en una sociedad que de tan informada que está, resulta mal informada a la hora de responder a una critica realizada por un estudiante con una finalidad constructiva-pedagógica afín a las búsquedas que las escuelas de arquitectura actuales evitan inculcar en las cabezas pensantes de los arquitectos del inmediato futuro próximo.
    Cada uno que asuma su papel y que no se pique por críticas realizadas a pie de campo, con cámara de fotos a modo de free lance contemporáneo.

  6. Esta instalacion, como bolera deciros que es una gran cagada. Abierta de norte a sur con lo que nada mas que hace un poco de frio no se para en ella. En cuanto a las localidades, simplemente de pena, porque la barandilla que pusieron alrededor de la bolera no deja ver el castro a parte de que la disposicion de las sillas no es la mas adecuada para ver los bolos teniendo en cuenta como esta estructurada la bolera. De la cancha en si casi no merece la pena hablar, como dicen en mi pueblo el arenon para las boleras es el material de los chambones y plataforma de madera en el tiro (se va a jugar a los bolos o a aprender a bailar). En conclusion, una instalacion muy recomendable si la intencion era dedicarla a mercado del ganado, como bolera, un desastre.

Los comentarios están cerrados.

 
A %d blogueros les gusta esto: