Materialidad 1: piel sensible

Garrafas de aceite de oliva estiradas

Garrafas de aceite de oliva estiradas

Hojalata de garrafas de aceite de oliva cortadas y estiradas como piel exterior de un gallinero-caseta para ahumar los embutidos en El Solanu, Nava, Asturias. Noviembre 2008. FATografia.

Primero se compran las garrafas de aceite de oliva para cocinar (tipo aceite de oliva La Giralda). Algunas se usan para conservar los embutidos (chorizos) en aceite durante un largo periodo de tiempo. Otras, se usan como protector de fachada, como una piel exterior. Este tipo de hojalata es ideal, ya que al estar embadurnada de aceite, resiste durante cierto tiempo las adversidades ambientales. A medida que pasa el tiempo, este material se oxida y procura un diálogo con las caraterísticas climatológicas, creando una textura oxidada de color tierra rojiza que entona con la propia tierra del gallinero. Sí, es la piel exterior de una caseta que sirve de gallinero o de lugar donde ahumar con madera de roble los embutidos (chorizos y morcillas).

Flexibilidad de uso, diálogo con el entorno, racionalidad en el proceso constructivo, reciclaje… esta obra lo tiene todo. ¡Hagamos una exaltación del constructor popular!

Anuncios

~ por tifosoarchitecture en noviembre 17, 2008.

 
A %d blogueros les gusta esto: